Sugerir Nueva Descipción
logo Sugerir Descripción
Previa
Evolucionaron de lo que antiguamente se llamaban las Fiestas al Nacimiento del Niño Jesús, y entre sus actos encontramos manifestaciones locales como bailes, bandos, o una simbólica toma del poder local por un grupo llamado las enharinados. Los primeros datos de organización de la fiesta son de 1797, aunque 200 años antes, en 1597, encontramos un acta del Consell que parece ubicar el origen del Ball del Virrei.

En algunos actos de estas fiestas se pueden ver las Danzas de Ibi, un repertorio de bailes antiguos y típicos de la villa, en el que los bailadores se distribuyen en dos grupos: los solteros (els fadrins), y los casados (els casats).

El acto más conocido es el que se celebra el 28 de diciembre se celebra la fiesta de "Los Enharinados" ("Els enfarinats"): A golpe de petardos y harina, los insurgentes consiguen rendir a la población bajo su mandato. El nuevo alcalde de los Enfarinats toma la vara de mando ficticio de manos de la alcaldesa de la localidad. Tras la toma de posesión simbólica del nuevo Gobierno local de Els Enfarinats, el nuevo orden se impone en Ibi a golpe de escaramuzas y batallas de huevos, harina y cohetes borrachos. Hacia el mediodía, el absurdo y las excentricidades de este grupo de hombres ataviados con las más estrafalarias vestimentas, se extiende por todo el centro urbano de la localidad juguetera donde, por un solo día, campan a sus anchas, tendiendo emboscadas y enfrentándose a la oposición en una batalla épica, que se repite todos los años, y a la que están expuestos no sólo los milicianos de los enharinados (enfarinats), sino también los viandantes que inocentemente cruzan los dominios de los golpistas. Los ciudadanos que se atreven a cruzar por la plaza de la Iglesia, cuartel general de los enfarinats, y osan incumplir sus disparatadas órdenes, acaban rebozados en harina y huevo. El centro urbano de Ibi se cubre de una gran nube blanca en la que apenas se puede vislumbrar a los protagonistas, que despliegan todos sus efectivos bélicos y toman la plaza de la Iglesia, último bastión en el que se decide la batalla con cohetes borrachos. Al final de la encarnizada lucha, la oposición se doblega a los invasores, ante cuyo avance no tiene más remedio que replegarse en las escalinatas de la iglesia de la Transfiguración del Señor. El final de la batalla viene precedido por la anunciada derrota de la oposición que, finalmente, se rinde ante la superioridad de los enharinados, sin que haya que lamentar bajas en ninguno de los dos bandos. Con la rendición de la oposición, llega el armisticio por el que se unen los dos bandos enfrentados y unidos, al fin, por una causa común: recaudar fondos para el asilo de ancianos San Joaquín de Ibi. La recaudación del impuesto revolucionario se realiza entre los establecimientos comerciales de la localidad. Por este motivo, según el alguacil de los enharinados, la gente paga las multas con mucho gusto. La jornada finalizará con la danza, en las que participarán mujeres vestidas con lujosos trajes, hombres cubiertos con elegantes capas, y otros peculiares personajes conocidos como "los tapados", que van disfrazados de las formas más variopintas y cubiertos con capa y máscaras. La danza se iniciará tras recibir el permiso del alcalde de los enfarinats, en el último acto de su mandato, por la noche tiene lugar en el Pabellón del Polideportivo el Baile del Virrey en el que se representan los bailes regionales y que tendrá un segundo acto también el día 30 de diciembre. Las fiestas de invierno de Ibi tienen muchos más protagonistas como son els fadrins, els casats y els amantats.
Sugerida
Autor
Nombre
Email
Web
Comentarios
La información será publicada una vez haya sido revisada por un administrador.
Sugerir